viernes, 25 de abril de 2008

Un amigo, UN GRAN AMIGO


Y de tanto llorar, otro rosal,
brindó su flor al viejo jardinero
y brotó de fragancia un manantial.
( del libro "mochicas del meu llar" de Alejandro Antuñez)

1 comentario:

conde dijo...

David Antuñez, compañero, siento tu temprana perdida, deseo que allá donde te encuentres puedas seguir realizando tus sueños.